Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Proyecto Macá Tobiano
 
Junto con Aves Argentinas y Ambiente Sur, buscamos evitar que se extinga el Macá Tobiano, orgullo de la fauna local. El trabajo se centra en tareas de investigación que permitan identificar las colonias, minimizar riesgos de depredación y maximizar las posibilidades de reproducción y cría, tareas que se complementan con el trabajo de concientización en la comunidad.

 

El Macá Tobiano (Podiceps GallardoI), descubierto en 1954, es un ave que habita durante el verano las lagunas profundas de las altas mesetas santacruceñas, por encima de los 700 metros sobre el nivel del mar, en ambientes muy fríos y ventosos, y se traslada a zonas ribereñas en invierno. Se alimenta de pequeños invertebrados, que atrapa gracias a su gran capacidad para sumergirse y nadar. Su población se redujo en apenas tres décadas de alrededor de 8000 ejemplares a unos pocos cientos en la actualidad. Lo que más afecta al Macá Tobiano es tanto la invasión de su hábitat por parte de las gaviotas dominicanas, como la introducción de truchas. Los proyectos de construcción de grandes represas en la región, además, podrían impactar en las poblaciones del Macá Tobiano de forma que aún es difícil predecir.

En la recría de esta especie podría estar la llave para salvarla de la extinción. Para estudiar sus condiciones, se montó un centro de cría con modernas incubadoras y una Unidad de Terapia Intermedia.

Algunos logros
 

En la temporada de 2015 se registraron 128 individuos más que en temporadas anteriores y se registró que en 12 colonias activas sobrevivieron 134 pichones, 50 pichones más que en temporadas anteriores.

Además, por primera vez se han registrado en las lagunas de nidificación individuos marcados en temporadas anteriores, datos que favorecen el estudio de las migraciones. También por primera vez, gracias al Programa de Recría en Cautiverio, se pudo finalizar la crianza y liberación de un Macá Plateado.

Después de tres años de gestión, en enero 2015, el Parque Nacional Patagonia es creado para preservar una parte de la Meseta del Lago Buenos Aires y las poblaciones de macá tobiano que anidan allí en la temporada reproductiva, al igual que muchas otras especies de aves playeras migratorias.